Tus palabras serán mis alas

García Márquez

De lo material y lo abstracto……Del Amor y otros Demonios

del_amor_y_otros_demonios

 Soy materia y también  abstracción.

Toda  materia  ocupa un lugar en el espacio. Existen variedad de formas materiales,  y en todas ellas se puede medir en longitud, masa, densidad, peso y  otro  factor más que no siempre se tiene en cuenta: se puede medir en   TIEMPO

Todos los cuerpos y  todo lo que contiene materia es susceptible  al paso de los días, los meses, los años ,incluso  los siglos, y en todos ellos  se acaba produciendo el fenómeno de la transformación ya sea  de manera parcial o total  .

Por el contrario, la parte abstracta  no ocupa lugar,  ni se puede ver, ni  tocar o analizar,  es imposible cuantificar la longitud, o la masa, y no posee un peso específico, algo  totalmente opuesto a la otra parte que  es totalmente palpable y cuantificable,; en ambas, el tiempo suele   interferir jugando su papel modificante, pero  esto no  sucede siempre ya que esta causa efecto no se cumple en todos los casos, o mejor dicho en todas las personas y  su parte abstracta es capaz de cruzar la barrera del tiempo, consiguiendo que sus sentimientos perduren intactos, incorruptos ajenos a cualquier adversidad  o amenaza. Será que todo aquello que se forma dentro de lo que llamamos materia o cuerpo, lo que atribuimos al  campo de los sentimientos, es donde  nuestra razón queda fuera, siendo impermeable a tradiciones, costumbres, normas, dogmas, exento de cualquier ley terrenal o espiritual, que doblegue la anarquía reinante en  nuestro mundo abstracto.

Me pregunto si  somos nosotros,  las personas,  responsables de que esas sensaciones lleguen  a ser indestructibles o en cambio son los propios sentimientos los que se aferran a  nosotros no permitiendo que se abandonen

Hay  una  novela que enseña como el amor surge y  sin entender de épocas ,de preceptos , de  creencias,  y condiciones,  brota haciendo frente a la sin razón de los que no entienden que los sentimientos no pueden doblegarse cuando llevan impresa la fuerza de algunos corazones elegidos . 

PRÓLOGO

“Mi abuela me contaba de niño la leyenda de una marquesita de doce años cuya cabellera le arrastraba como una cola de novia, que había muerto del mal de la rabia por el mordisco de un perro, y era venerada en los pueblos del Caribe por sus muchos milagros.”

García Márquez  

CINE-DEL AMOR Y OTROS DEMON_0



Cuando el 26 de octubre de 1949 Gabriel García Márquez fue enviado al antiguo convento de Santa Clara, el cual iba a ser demolido para edificar sobre él un hotel de cinco estrellas, a presenciar el vaciado de las criptas funerarias y a cubrir la noticia no imaginaba que aquél suceso tendría mucho que ver con aquella leyenda prólogo de lo que sería una de sus más bellas e impactantes obras.

“Me sorprendió el primitivismo del método. Los obreros destapaban las fosas a piocha y azadón, sacaban los ataúdes podridos que se desbarataban con sólo moverlos, y separaban los huesos del mazacote de polvo con jirones de ropa y cabellos marchitos……

“En la tercera hornacina del altar mayor, del lado del Evangelio, estaba la noticia. La lápida saltó en pedazos al primer golpe de la piocha, y una cabellera viva de un color de cobre intenso se derramó fuera de la cripta. El maestro de obra quiso sacarla completa con la ayuda de sus obreros, y cuanto más tiraban de ella más larga y abundante parecía, hasta que salieron las últimas hebras todavía prendidas a un cráneo de niña. En la hornacina no quedó nada más que unos huesecillos menudos y dispersos, y en la lápida de cantería carcomida por el salitre sólo era legible un nombre sin apellidos: Sierva María de Todos los Ángeles. Extendida en el suelo, la cabellera espléndida medía veintidós metros con once centímetros.El maestro de obra me explicó sin asombro que el cabello humano crecía un centímetro por mes hasta después de la muerte, y veintidós metros le parecieron un buen promedio para doscientos años.”

“La idea de que esa tumba pudiera ser la suya fue mi noticia de aquel día, y el origen de este libro.”

La película se estrenó en 2010, seis años después de la publicación del libro. 

 

 


CARTA PÓSTUMA

untitled.jpg picture by leha67

Si por un instante Dios se olvidara
de que soy una marioneta de trapo
y me regalara un trozo de vida,
posiblemente no diría todo lo que pienso,
pero en definitiva pensaría todo lo que digo. Daría valor a las cosas, no por lo que valen,
sino por lo que significan.
Dormiría poco, soñaría más,
entiendo que por cada minuto que cerramos los ojos,
perdemos sesenta segundos de luz.

Andaría cuando los demás se detienen,
Despertaría cuando los demás duermen.
Escucharía cuando los demás hablan,
y cómo disfrutaría de un buen helado de chocolate.

Si Dios me obsequiara un trozo de vida,
Vestiría sencillo, me tiraría de bruces al sol,
dejando descubierto, no solamente mi cuerpo sino mi alma.
Dios mío, si yo tuviera un corazón,
escribiría mi odio sobre hielo,
y esperaría a que saliera el sol.

Pintaría con un sueño de Van Gogh
sobre las estrellas un poema de Benedetti,
y una canción de Serrat sería la serenata
que les ofrecería a la luna.

Regaría con lágrimas las rosas,
para sentir el dolor de sus espinas,
y el encarnado beso de sus pétalos…
Dios mío, si yo tuviera un trozo de vida…

No dejaría pasar un solo día
sin decirle a la gente que quiero, que la quiero.
Convencería a cada mujer u hombre de que son mis favoritos
y viviría enamorado del amor.

A los hombres les probaría cuán equivocados están,
al pensar que dejan de enamorarse cuando envejecen,
sin saber que envejecen cuando dejan de enamorarse.
A un niño le daría alas,
pero le dejaría que él solo aprendiese a volar.

A los viejos les enseñaría que la muerte
no llega con la vejez sino con el olvido.
Tantas cosas he aprendido de ustedes, los hombres
He aprendido que todo el mundo quiere vivir
en la cima de la montaña,
Sin saber que la verdadera felicidad está
en la forma de subir la escarpada.

He aprendido que cuando un recién nacido
aprieta con su pequeño puño,
por vez primera, el dedo de su padre,
lo tiene atrapado por siempre.

He aprendido que un hombre
sólo tiene derecho a mirar a otro hacia abajo,
cuando ha de ayudarle a levantarse.
Son tantas cosas las que he podido aprender de ustedes,
pero realmente de mucho no habrán de servir,
porque cuando me guarden dentro de esa maleta,
infelizmente me estaré muriendo.

Gabriel García Márquez