Tus palabras serán mis alas

El Puño Silencioso (25 de Octubre)

Siempre  pensé que un golpe se  siente si un puño estalla en la cara, en el estómago o en cualquier parte del cuerpo.

Que duele solo lo que sangra y  que cuánto más roja y grande es una herida, más  intenso es el sufrimiento.

He preferido  vivir  mucho tiempo  en esa  ahuecada ignorancia, que me protegía de la repugnante realidad.

7262bb2187909f4a0914c38b07c1a95c

Acostumbraba a pasearme  hipnótica  durante mañanas enteras   al cobijo de la multitud, consumiendo  vida al ritmo de una ciudad hirviendo, con la urgencia en los tacones y la rutina contenida  en los  bolsillos.  Me mezclaba entre todos ellos, respirando una normalidad aterciopelada y anónima que me abría  los  pulmones,  intentando aflojar  el  nudo que  la ansiedad  ceñía, cada vez más prieto, alrededor de mi pecho.

En verdad no era para tanto,  yo  no era una de esas pobres  mujeres  que sufren lo indecible y que  para disimular su desgracia,   maquillan sus  moretones con polvos rosados,  porque  su día a día es una cuenta atrás que finaliza, cuando se desata el primer bofetón que da paso a otra paliza más, siempre  al amparo de los muros de un mal llamado hogar.

Lo mío no tenía importancia era…era otra cosa,  triste sí,  pero bien distinta.

Ricardo  siempre fue  de boca ancha y modales estrechos, pero  no  era malo, solo había que saberlo llevar y jamás me puso la mano encima.  La paciencia no era su virtud y los días que llegaba cansado ya sabía, que cualquier cosa sin importancia haría saltar la chispa;  podía ser  una simple  camisa sin planchar,  el ruido del aspirador o el cenicero sin limpiar, entonces  para mantener  bajo control  el tono y el volumen de sus protestas , me callada e iba corrigiendo todo aquello que lo alteraba.

1b5caead1f5c0860256ab509c5203a15

Lejos de ir apaciguándose, él se iba  mostrando cada vez más irritado por cualquier cosa  y lo peor de todo es que acabé siendo yo el blanco de su mal humor. 

 Me miraba con desdén, casi me atrevo a reconocer que  con desprecio y  me atacaba donde sabía que  me dejaba sin respuesta, disfrutaba haciéndome ver  cuánto y de qué manera había  cambiado mi cuerpo,  ridiculizando  cualquier iniciativa mía de regresar al trabajo; mis opiniones sobre cualquier  asunto las rebatía con desproporcionada   ironía y socarronamente zanjaba el tema de la misma manera  –“ Cállate que no tienes  idea de nada”-esa frase ha quedado por siempre tatuada con su voz, en mi cerebro. Desde entonces siento que tengo poco que decir y  me  he ido dando cuenta de  que apenas hablo. Dejamos de hacer cosas juntos. Alguna vez si salíamos de compras, yo iba todo el camino  tensa, rogando en silencio que por nada del mundo se burlase de mí si decidía probarme alguna prenda que no fuera de su agrado y darle la oportunidad, de escupirme una vez más delante de todo el mundo, que yo ya no tenía cara ni cuerpo para ponerme esas cosas, que ya  se pasó mi tiempo.

Entonces me hacía pequeña y solo acertaba a seguirlo  hasta el coche  para  hundirme en el asiento con el único deseo de llegar a casa, encerrarme en el baño y llorar a gusto, desahogando la rabia del dolor de su puño  golpeándome  sin dejar  eso si, rastro de sangre. 

Ya no me  quedan fuerzas para  levantarme, la realidad es como una lápida que me aplasta sobre el colchón dejándome inútil y vencida; a lo mejor  mañana…mañana quizás tendré el coraje de salir de casa, besarme las ganas y arrancarme de la vida los puñales que me hieren.

Leha

dd3da689c75ddaa467332a25546b9a69

17 comentarios

  1. Hola Leha.Que bien has reflejado la postura del maltratador ,y como la víctima elegida tiene a veces unas características,unos rasgos de su personalidad ,que a él le son favorables.El maltrato empieza con la falta de respeto ,que se va ampliando cuando la otra persona va dejando pasar y acepta esos descalificativos detalles ,que son grandes faltas de cariño pensando que su silencio y sumisión pueden cambiarlo todo,sin darse cuenta que son alfileres que se transforman en agujas,que luego son puñales y espadas.Nunca es tarde para salir de ese encierro,pero cuanto antes mejor.Aplaudo tu entrada que servirá de gran ayuda para las victimas y las posibles victimas de maltrato.Besos con alitas.Elssa Ana

    2 diciembre, 2016 en 10:57

    • Gracias Elssa por entender el problema desde el fondo…Un abrazo enorme

      5 diciembre, 2016 en 23:49

      • Muchos besos y abrazos con tus alitas sedosas.Elssa Ana

        29 diciembre, 2016 en 19:50

  2. ¡¡¡Mi amor este Mensaje estaba en Spam!!!
    No sé en qué momento ha quedado allí …
    Perdón, por contestar tan tarde mi alita querida…
    Ya ha pasado este terrible día!!!
    Pero es una nota que siempre está de actualidad!!!
    ¡¡¡Me uno al video, que Nieves te ha puesto, es muy Fuerte, pero real como la vida misma!!
    ¡¡¡Igual que tu escrito, creo que vos no sos la protagonista, pero es muy triste..
    Pensar en esas mujeres que viven en una eterno Encierro y no pueden salir!!!
    Un fuerte y muy apretado abrazo, Leha querida..
    Te Felicito como lo has editado.. Lo haces muy bien..

    2 diciembre, 2016 en 0:45

    • Tú nunca llegas tarde…siempre me regalas palabras que reconfortan aún en esta entrada donde el dolor y el sufrimiento están tan presentes..Gracias por estar..besos con muchas alas para ti

      5 diciembre, 2016 en 23:50

  3. Gracias Bosque….es un maltrato tan silencioso como destructivo..Un abrazo

    1 diciembre, 2016 en 8:30

  4. Fran

    Siento mucho si has tenido que vivir eso, o cualquier persona que haya pasado por eso. Lamentablemente hay muchas personas que sufren en silencio algo así, otras alzan su voz, pero no siempre son escuchadas. Por eso, animo a todas esas personas que hagan lo posible por salir de una situación así. Sé que no es fácil, que existe el miedo, que existen muchas circunstancias que impiden o dificultan dar ese paso, pero aún así, que no se resignen, y que piensen que de eso se puede salir, lo importante es saber cómo. Muestro todo mi apoyo ante esta violencia que es aplicada sin miramientos por seres sin empatía, sin dignidad, y que atentan ante otras personas que no tienen culpa de nada, pero que descargan sus iras y sus rabias contra personas indefensas, y que precisamente por eso se ceban con personas así, porque así pueden abusar de su situación. Pero, no se saldrán con la suya porque están haciendo el mal, y al final acabarán pagando por sus actos. Gracias por compartir con nosotros esta historia que refleja lo que muchas personas viven, y de donde son prisioneras de una cárcel invisible, pero que existe. Agradezco que lo hayas ilustrado tan bien.
    Un abrazo.

    30 noviembre, 2016 en 17:17

    • Muchísimas gracias Fran, por suerte no soy la protagonista de esta historia, solo he tratado de abrir una ventana para mostrar aquellas mujeres que viven un tipo de maltrato silencioso y devastador que deja una herida en muchos casos invisible e incurable…Un abrazo enorme

      1 diciembre, 2016 en 0:32

  5. Muy fuerte y muy triste, pero… tan real! No son solo los golpes, es esa violencia psicológica desatada y que deja heridas más profundas y dolorosas que las físicas.
    Como siempre, has conseguido llegarme al corazón.
    Gracias y un montón de besos, mi alitas.

    25 noviembre, 2016 en 22:48

    • Gracias María…como bien dices es triste pero real…Un abrazo muy muy fuerte

      1 diciembre, 2016 en 8:15

  6. Impresionantemente duro alitas…pero es tan real como la propia vida, como el día a día de muchas mujeres que mueren poco a poco en silencio, haciéndose pequeñas como tú dices, y dejándose vencer por falta de fuerzas para seguir.
    Los golpes duelen… pero el maltrato psicológico es quizás mucho peor, son huellas indestructibles que marcan de por vida, que quedan tatuadas para siempre…
    Esperaba algo de tí, hoy… en este día, y no podía ser menos maravilloso como lo escribes…
    Sabes? qué bien me siento, paseando por aquí!!!! jjjjjjaja
    besosssssssss doradossssssss muakkkkkkkkkkkkk!!

    25 noviembre, 2016 en 16:47

    • Mi Doradita sabes que en lo que pueda no quiero faltar, prestar unas pocas letras por aquellas que viven una realidad que nunca pensaron vivir….Un abrazo enorme

      1 diciembre, 2016 en 8:16

  7. Con todo mi cariño, para todas!

    24 noviembre, 2016 en 20:40

    • Mi diablina, es un video perfecto…graciasss…Muchos besos con alas para ti

      1 diciembre, 2016 en 8:17

  8. Impresionante por su crudeza y realidad. No hiere un puñetazo tanto como un maltrato sicológico continuado y yo me pregunto: quién es quién para arrogarse esas prebendas y esas superioridades ante alguien a quien terminan amedrentando y haciendo débil por muchas causas.
    Hay muchos Ricardos groseros e impresentables que no deberian tener cabida en la sociedad. Debería ser una especie a extinguir.
    Precioso Leha. Un bico nocturno.

    24 noviembre, 2016 en 19:58

    • Debería ser una especie perseguida y detestada por todos…creo que hay demasiada permisividad por parte de una sociedad que guarda posos de un machismo recalcitrante que sigue impasible en comportamientos que son totalmente deleznables….Gracias mi preciosa por estar siempre tan cerquita de mi…te dejo un montón de besos con todas las alas para tí

      1 diciembre, 2016 en 8:29

  9. Muy buen relato sobre el maltrato psicológico que sin duda es el más fuerte y el que más tarda en cicatrizar.

    24 noviembre, 2016 en 19:57

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s