Tus palabras serán mis alas

Choque de Rumbos (1º PARTE)

73d470a35cc298cbc26d3581098a0bda

Aquél sería  un buen lugar.

Las estaciones de tren  conservan intrínseca esa  nube de nostalgia, de esperanza, azuzado con el inigualable  relente que desprende el  calor humano.

Las  salas de viajeros, los andenes, los trenes,   guardan similitudes con el trasiego  de la huida, del  ir y volver, del esperar, del cambio de rumbo, en definitiva el permutar de la propia vida. Posiblemente esa analogía con su propia existencia, fue lo que inconscientemente lo llevó hasta allí.  No era momento de esbozar un  esquema de su pasado, revisar  la  cadena de desaciertos no lo conduciría hasta el  primer eslabón donde todo se rompió, hasta llegar al  oscuro agujero de la indigencia.

 

Mientras desmembraba las hojas del periódico para mitigar el gélido tacto del banco, le pareció aspirar el olor del algodón que desprendían las sábanas inmaculadamente blancas,   mullidas por la  humedad del mar en las noches de verano de Porto Santo; la  calidez embriagada de oscuridad ocupando cada rincón de la habitación, junto con el  rugido  eterno de las aguas, concedía al cuerpo un peso  invisible haciendo el descanso, extraordinariamente placentero .

 

Se estremeció.

Ansiaba el día que pudiera abrir la cárcel donde condenados penaban  los recuerdos,   los rescataría y los  escondería al fondo de unas páginas a modo de hermosos pétalos marchitos,  y en ese  improvisado pasaporte hacia ninguna parte,  los enviaría con destino  hacia las fronteras del olvido. Todo comenzaría a  ser al  fin distinto, tendría  un agujero limpio y mudo sin heridas que sangran constantemente, donde se huye  lejos de  la feroz realidad hacia espejismos de un pasado irrecuperable y  sin  volver estrellándose contra el muro de  de la verdad,  con el aire de los pulmones mermado y sin rastro de luz en la mirada.

Se acurrucó en una esquina  entre el asiento y el respaldo de hierro, se cubrió por completo  con la  colcha rescatada  del un contenedor asaltado aquella misma mañana.

Sitió asco, asco de la colcha, asco de la gente, asco de sí mismo. Acarició el contorno de la botella asentada en  el bolso  interior del gabán. Echó un trago, dejó que parte del licor resbalara por la comisura de los labios hasta la barbilla, volvió a echar otro trago más largo  y  otro más……

Un aire  húmedo  y  templado lo despertó.  Apenas podía despegar los párpados,  el aturdimiento de la resaca era un candado en los ojos; un jadeo entrecortado encima de su oreja lo dejó paralizado.

Alguien estaba ahí mismo.

Por el tufillo que desprendía,  podía tratarse de otro indigente que se hubiera  acercado para robarle alguna de sus escasas y famélicas pertenencias.  Se quedó quieto, haciéndose el dormido, esperando a que el peligro se alejase. Pasaron varios minutos, lo que estuviera  ahí seguía expulsando aire sofocado,   así que decidió que lo mejor sería enfrentarse a ello.

Una maraña de pelo sucio es lo primero que atisbaron sus ojos cuando consiguió abrirlos minimamente , ¿¡Qué diantres era eso!?- movió despacio la cabeza para mejorar su visión, apretó los puños, tensando todos los  músculos de su cuerpo, preparado para un inevitable ataque…

Leha

 

4 comentarios

  1. Me encanta el ambiente que creas en elcrelato. Es autentico y real, triste, melancólico, no deseado pero asumido, con recuerdos buenos y amargos y con una soledad elegida porque no hay otro camino. Amargura contenida. Precioso.

    1 septiembre, 2016 en 22:19

  2. ¡¡¡Triste y Hermoso y al mismo tiempo real como la vida misma!!!
    ¡¡¡Verdaderamente es muy bueno tu escrito Leha!!!
    Quiero leer la segunda parte…
    Besos y Buen Fin de Semana!!!

    26 agosto, 2016 en 2:35

  3. Aslaram

    Ufffff, real como la vida misma y que tristeza, por di’o!
    Un besico Alitas, corazon humanitario.
    Buen fin de semana

    25 agosto, 2016 en 11:37

  4. Triste y ala vez real porque eso ocurre en miles de seres humanos. Hermoso Lhea ! Miles de besos con alas..como siempre mágicas!

    25 agosto, 2016 en 2:45

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s