Tus palabras serán mis alas

Más reciente

REJILLA DE ENERGÍA

 

Somos Energía

Y la Energía

ni se crea

ni se destruye

Tan solo….

Se transforma

 

 


 

Pequeños momentos

El invierno ha tomado la ciudad y campa a sus anchas. La tarde se estrena con un afilado viento, un poderoso rival frente a los debilitados rayos de un sol que se rinde y asume que hoy solo será luz. La terraza abrigada por los gruesos toldos de lona y las estufas bufando brindan un refugio amable en medio de una temperatura tosca y fría. Todas las mesas se han ido ocupando de gente , de vasos y un contenido jolgorio bulle en la calle.

A poco más de medio metro, de este pequeño recreo, un taxi con la luz roja se detiene.

Dentro, el pasajero se mueve lentamente, al rato abre la puerta por donde asoma un bastón que al poco arranca a un hombre de cabello ralo y blanquecino que se yergue torpemente.

Con movimientos pausados, rebusca en los bolsos de su abrigo, inspecciona de seguido los del pantalón, contrariado, se desabrocha nervioso uno a uno los botones del grueso y largo abrigo y así continúa la búsqueda hasta que al fin, saca una pequeña cartera de uno de los bolsillos interiores.

El conductor baja la ventanilla y resopla impaciente. El hombre azarado abre la cartera y de su interior cae un billete que con su insignificante inercia y con ayuda del audaz viento alcanza los pies de mi silla. Es un billete de 100 pesetas con la imagen del rostro de Manuel de Falla, el taxista me mira incrédulo mientras recojo el dinero y se lo entrego al anciano.

-Gracias guapa.

Dentro de las cuencas, se esconden unos ojos de un azul grisáceo, su rostro armonioso se perfila con rasgos elegantes , algo enflaquecidos.

Con dificultad, lo dobla a la mitad y lo cuela a través del hueco de la ventanilla del conductor.

-Quédese con la vuelta.

Y se aleja,

y mientras se marcha trabajosamente miro su espalda encorvada, sus inseguros pasos y su semblante ajeno y sereno ….el taxista no da crédito pero no rechista, mira de nuevo el billete marrón y busca la complicidad de mi mirada
-Toma creo que si voló hasta tu silla es para que te lo quedes, a lo mejor te trae suerte.

-A lo mejor….

Y lo guardo como un amuleto, como un gesto que me enseña de que algunas pequeñas secuencias de la vida y las personas más sencillas, guardan todos los ingredientes para dar un sentido diferente a cualquier momento insignificante de nuestro día a día.

Leha

SENTENCIA

 

 

Alguien me dijo una vez,

que para aprender a sentir de otra manera

tendría que volver a nacer

y que aun así,

no apostaría ni un céntimo por la remodelación de mi corazón

-es lo que tiene la poesía – sentenció,

que quién se atreve a venerarla

lleva por siempre en el alma

la sombra de su estigma .

Leha

Un pequeño ruego.

Cierra la puerta.

Es tarde, a pesar de que la ciudad a estas horas es un hervidero.

No quiero quedarme sola esta noche,

hay demasiado ruido ahí fuera

y están tan hermosas las calles,tan llenas de luz,

que me cuesta ver las estrellas…

no tengas miedo, no voy a llorar,

puedo cavar mis dos pies dentro de la tierra,

y bailar contigo sin que te des cuenta,

solo necesito que ocupes todos los rincones que me sobran,

después prometo dejarme engullir por el bullicio

y desaparecer.

Cierra la puerta,

no quiero que esas luces consigan enmudecer a las estrellas

Leha

LA LOCA DEL MAR

 

Desde el cielo raso

hasta el fondo del mar,

exhausta y abatida

Shira alcanza la orilla.

Las manos hundidas,

los ojos turbados

tirita quebranto,

molida humedad

reniega a dejar de buscar.

Hinca las rodillas

se parte las uñas,

no para de escarbar…

y en la arena del hondo agujero,

el mar emerge de nuevo

y vuelve a asomar.

Shira revuelta de ira

levanta el cuello gritando

– ¿dónde fueron a parar??-

el cielo expoliado de luceros

la perla reina ¡¡qué sola está!

Furiosa rastrea la playa

después se va,

con el pelo cubriéndole el rostro

marañas de plata y de sal.

Leha

Ni una Más!!

Ahora me doy cuenta de mi dependencia, nunca es tarde o eso dicen, pero lo cierto es que no lo hice a tiempo.

Nunca pedí mucho a nadie , me exijo mucho y poco es lo que reclamo a quienes me rodean, por eso desde el principio me conformé con un amor mordido, descafeinado, extraído de los ingredientes básicos : respeto , consideración y abrigo.

A partir de ahí dejé abierta la puerta a providencia , a mi que nunca tuve la suerte de llevar a mi vera una buena estrella, acabé sumida en un estado de abstracción.

No sé cómo aquél día desperté.

Era un domingo que salimos a comer a un bar cercano que frecuentamos porque sirven platos caseros a un buen precio. Yo hubiera preferido haber preparado algo rápido en casa y así poder tumbarme en el sofá a descansar. Mis piernas amanecían ya hinchadas y mi espalda estaba tensa y dolorida tras una semana de trabajo que se me hizo cuesta arriba desde el primer día con Luisa, una mujer con tres hijos y donde acudía los lunes , miércoles y viernes. Después de hacer las cuatro camas ya me quedaba sin resuello y tenía que sentarme a descansar.
Ella hacía la vista gorda y muchas de mis tareas estaban resueltas cuando yo llegaba. Sabía mi situación y nunca me insinuó que dejara de ir, al contrario, todos los días me tenía comprado algún capricho, un pedazo de tarta de queso, una porción de empanada…detalles por los cuales yo me sentía a la vez que agradecida, algo avergonzada . Yo no podía dejar de trabajar porque como muchas empleadas de hogar carecía de seguro y no me planteaba prescindir del dinero, teníamos que ahorrar ahora más que nunca para cuando llegase el bebé. Los martes, jueves y sábados adecentaba el piso de un matrimonio anciano que por su deteriorada salud cada día precisaban más atención y cuidados.

El local estaba atestado de gente, así que esperamos turno de mesa tomando algo en la barra, llevábamos unos veinte minutos, yo apuraba el botellín de agua mientras César iba por el tercer vino que acompañaba con generosas tapas que yo no podía probar, pues todo lo que le apetecía tenía que llevar algún ingrediente picante “para darle alegría” según él.

Sabino el dueño del local se lamentó de no tener libre ni un taburete para que me pudiera sentar, a lo que César jocosamente le respondió que me venía bien “hacer piernas para cuando me tocase parir”. Al lado un matrimonio con un niño pequeño al escucharlo, se volvieron a mirar; el pequeño de unos cuatro años estaba sentado en una silla alta mientras mordisqueaba una patata que había sacado con sus dos deditos de la bolsa; la madre se acercó y comenzó a hablarle al oído.

Intenté distraerme inspeccionando las mesas y encontré una en la que dos parejas estaban pidiendo el café. Rogué que fuera una sobremesa corta.

Sentí un suave roce en la espalda

-Hola, ¿ te quieres sentar?

El niño tenía los labios grasientos y unas pestañas fuera de lo común, largas y perfectamente espaciadas adornando su mirada profunda e inocente.

Los padres me sonrieron cómplices y yo sentí una enorme satisfacción.

-¿Sentar? no, no chaval, que aunque la veas así de gorda, no está enferma, solo que con el cuento de que lleva un niño en la barriga, se pone ciega a comer y el médico le ha dicho que es mejor que haga ejercicio, pero nada que “ésta” solo piensa en comer y echarse a dormir ¿verdad cariño? y me pellizcó la mejilla simulando un gesto de efusión.

Sabino cerró el grifo y mientras secaba un vaso se acercó.

-Mira César, no te parezca mal lo que te voy a decir, pero tu mujer está de más de siete meses y…

-¡¡Tú a callar!!-César abrió la mano y la estampo contra el mármol de la barra, los platillos vibraron y el niño a mi lado comenzó a llorar, él me agarró por el brazo y me empujó hacia la puerta.

El bar enmudeció a excepción de la televisión que seguía con la retransmisión de un partido de baloncesto, antes de salir me volví solo para encontrar a mi pequeño guardián y allí lo vi, en brazos de su padre con la cara llena de lágrimas diciéndome adiós con la mano.

Dentro de mí, sentí un suave golpe, me acaricié el vientre con la mano en un gesto de maternal sosiego. En ese mismo momento decidí que lo que no había sido capaz de hacer por mí, estaba a tiempo de hacerlo por aquella nueva vida que me latía dentro.

Leha

BREAK

Imagino tu huida,

como una sorda sacudida de plumas,

una noche partida en dos,

una niebla inadvertida e imprudente.

Imagino tu huida,

como un seísmo imparable,

un invierno envilecido,

un pasillo perpetuo.

Imagino tu huida

y me quiebro amor, me quiebro,

¡quién me lo iba a decir!

a mí,

que siempre mantengo tenso

el hilo con el que aprieto y sostengo ,

todas mis voluntades.

Leha

La librería de Chelo

Este es el blog de Chelo Puente, donde descubrirás algo sobre mí a través de las palabras escritas y leídas.

La lagartija, el blog de Luis Juli Aydillo

Sobre motivación, liderazgo y regeneración

Historias tras tu DNI

Aquí, todo el mundo puede sentirse identificado

♣ єρσ¢ค ∂σяค∂ค ♣

Un paso hacia atrás en el tiempo.

El Rincón de efe

Vivencias de un contador de cosas.

byluis7

« me arrodillo por las noches ante tigres que no me dejarán ser - lo que fuiste no será otra vez - los tigres me han encontrado pero no me importa. »

Te miro me miras... Nos miramos

El blog de María G. Vicent

franciscojaviertostado.wordpress.com/

franciscojaviertostado.com Historia, medicina y otras artes...

El Ático del Alma

Tu corazón es libre ten el valor de escucharlo

Soy Neurasténica

(neurótica-histérica)

Reflexiones de una psicóloga

Tu espacio de ilusión, optimismo e inspiración para crecer desde la sencillez

Árbol en tierras Salvajes

Todos Buscamos respuestas, yo tengo algunas y quiero compartirlas contigo

neofreemind

Quemando tiempo.

Zambullida's Blog

Sobre la belleza de lo humano

Donovan Rocester

Una dimensión de relatos, pensamientos y poesía...

ivdorado.es

Historias y opiniones personales

Ruka de Colores

"Ruka de Colores" by Vero Tapia

___esta boca es mía_________________

-opinión libre y respetuosa con lo respetable de lo humano... y lo divino-

Media de Bravas

Harder, better, faster y también stronger

Blog de Juanjo Castro

Memorias de un amnésico

SALTO AL REVERSO

Somos una búsqueda, una exploración creativa. Somos poetas, cuentistas, fotógrafos e ilustradores.

Las Letras Inquietas de un Escritor Novel

Un espacio para compartir con todos aquellos que disfrutan de los libros y de la vida en general

El Blog de Joaquín Sarabia

Pensamientos Libres

lachicadelosjueves.wordpress.com/

Todo lo que te contaría tomando un café

Memorabilia

Escritos sobre lo que soy

sperezm.wordpress.com/

Poesía, historias breves, libros

chojesus

Poesias y pensamientos

NOCHES DE DICIEMBRE

POEMAS Y MÚSICA

Mis ideas cotidianas

El lugar donde me gusta escribir...mi blog :)

la recacha

Una recacha es un sitio donde uno se siente a gusto, protegido. Un entorno adecuado para reflexionar sobre la vida...

Palagrafías

Captamos instantes a través de las palabras y de la fotografía

Arcilla y fuego

Una visión sobre el complejo y apasionante mundo de la cerámica

Reiki es salud

Reiki Usui Japonés por Cristina Cañizares

El Blog de Arena

Lo que hoy tenga en mente. Mañana no sé.

La boticaria desquiciada

Notas de una vida desordenada

Eltiempohabitado's Weblog

Blog de Julie Sopetrán. Poesía para niños y adultos.

Acuarela de palabras

Compartiendo lecturas...

Entre el olvido y la memoria

Admirado escritor (Dicho por Marga, de Caja de Sueños)

Lo que ahora mismo pienso

"La libertad es el derecho que tienen las personas de actuar libremente, pensar y hablar sin hipocresía." José Martí