Tus palabras serán mis alas

Más reciente

REJILLA DE ENERGÍA

 

Somos Energía

Y la Energía

ni se crea

ni se destruye

Tan solo….

Se transforma

 

 


 

Huellas

Su equipaje era manejable casi imperceptible,

poco más que una vida gastada

y su inconfundible aroma.

Todo lo demás,

lo había ido desperdigando sin ningún miramiento

allá por donde iba.

Ahora tropiezo continuamente,

con cada una de sus cosas;

almas vacías

que yerran sin destino,

desprovistas de cuerpo y de cobijo.

Leha

De vuelta…

Solté su mano bruscamente.

No podía soportar la idea de que pensara que tenía miedo.

Lo que estábamos haciendo no tenía sentido.

El camino  se estrechaba al tiempo que íbamos avanzando.  Se escuchaban cada vez más cerca multitud de  sonidos que provenían del fondo de  los espesos matorrales  a ambos lados la senda, imaginé una legión de insectos devorando las hojas, escudriñando las raíces y no pude evitar que un escalofrío recorriese  con su afilado acero toda mi espalda.

-¿Estás bien?

Obvié tu pregunta, apoyé el borde de la botella en los labios y  volqué de golpe todo el contenido que quedaba, parte del agua se derramó por las comisuras,  el resto lo mantuve en la boca y poco a poco lo tragué, agua tibia, espesa,  que para nada saciaba mi sed ni mi angustia.

Era casi mediodía aunque las copas de los árboles escondían el dictatorial sol, no podían contener el ardor de sus flamantes rayos.

Me pregunté una vez más qué hacía   allí, en medio de un bosque ahorcado de aire, buscando lo  que cada vez estaba más segura que  no iba a volver, que no se perdió, que tan solo huyó porque en el fondo  era su voluntad.

-Venga, no queda nada, seguro que está chapoteando en el río, sabes que es su lugar preferido en esta época del año, allí al fresquito.

Me paré en seco. Mi nuca estaba húmeda.

-No voy a seguir.

-¿Estás loca?  Advertí  enfado casi odio en su  reproche y lo entendí – ¿Quieres que se quede allí?  ¿Eso es lo que quieres?

Me agaché  a enlazar de nuevo los cordones de mis playeros, una lagartija se escurrió bajo una piedra.

-Si quiere, sabe cómo volver. Tiene mil formas de hacérnoslo saber.

– ¡Pero ¿y si no quiere? tú sabes que hacer, qué decir para que entre en razón!

-¿En razón? ¿En qué razón?  ¿ En la tuya, en la mía? dime ¿en la de quién?

 – ¡Tienes miedo eso es lo que te pasa y prefieres volverte a casa que seguir buscando! Te comportas de forma cobarde,  eres débil y egoísta.

Sospeché que el cielo empezaba a oscurecerse o tal vez fuese la sensación de mi corazón encogiéndose.

-Posiblemente tengas razón-   me escuché  hueca, casi ilegible.

Después me acerqué. Su gesto se suavizó de inmediato, me abrió  los brazos, esperando que apoyase mi cabeza en su pecho, como tantas veces.  Busqué en el bolsillo de la  camisa el paquete de Marlboro , saqué un cigarro y lo encendí con el regalo de su último cumpleaños, tragué el humo hasta el último resquicio y  lo puse en sus labios entreabiertos.

-Puede ser que en el fondo yo  sea todo eso que dices, pero también puede ser que en realidad seas tú quien tiene miedo. Miedo de que prefiera no volver, que esté bien donde está, miedo de ti y de que tengas que aprender a  vivir con su ausencia. De eso tienes miedo.

Di media vuelta, sin acertar donde mirar, como cuando  la realidad es un océano  indomable embravecido,  que azuza su fuerza, su ira  y su sal  dentro  para después derramarse  como una templada lluvia por  nuestros ojos

– ¡Espera ¿dónde vas?!

– A encontrar el camino de regreso.

De regreso a la vida

De regreso al bullicio

De regreso a la luz

De regreso  a atesorar  todos  y  cada uno de  sus  recuerdos.

Leha

 

 

Un manantial de vida.

 

No era preciso tener su corazón entre las manos para comprobar el  suave y cálido terciopelo del estaba hecho, una cavidad plena,  con un manantial de vida salpicando entre sus muros.

Un corazón amplio, atestado  de historias de encuentros y desencuentros, apiladas unas sobre otras en un caos desmandado, sin nombres legibles ni fechas, una montaña de huellas con el rostro desdibujado….

Así era.

Lo descubrí de casualidad, un día que me tropecé con él a la puerta de un pequeño bar donde solía ir, dejando encerrada bajo llave, una soledad que desde hacía años le acompañaba fiel y sumisa, como una dócil dama que por sus exquisitos atributos  cuesta desprenderse.

A partir de entonces, coincidimos unas cuantas veces en las cuales me dedicó pocas y  parcas palabras, que compensaba con una espaciosa y cristalina mirada donde cabían océanos insondables repletos de hermosas playas.

Me dijeron que la última vez que lo vieron, dormía al lado de  su apacible dama en una camilla a la puerta de la sala de cardiología, en el pasillo de urgencias.

Leha

Domingo Blanco

Se toca la diadema.

Una minúscula flor se descuida de la hilera y resbala quedando prendida en el pelo,  intenta  devolverla al aderezo y en su empeño  encrespa sin querer,   la onda perfecta que  enmarca su rostro.

Desde la multitud, la madre  observa con el gesto  crispado, susurra y ruega  que se quede quieta, al lado  el padre absorto con la réflex,  dispara sin descanso haciendo suyos  instantes de su preciosa princesa.

La niña reconoce al instante la voz silbante de su madre y  cesa de inmediato cualquier  intento de remediar el desperfecto, dirige la mirada hacia el tumulto  de gente,  que contempla  entre una mezcla de  curiosidad, devoción y costumbre la marcha de los pequeños  ataviados con sus trajes de gala, de telas enjaretadas en sus corpiños y  faldones. Entre todos ellos encuentra el semblante grave de la madre,  recriminando sin palabras  su desatino,  ella baja la cabeza y la flor insignificante y  menuda cae al suelo;  sin pensarlo en un acto casi reflejo se agacha   y el niño que la sigue tropieza con ella causando un inesperado  revuelo. Un cofrade sale de la fila  se acerca inminente  y le reprende sin  contemplaciones, la niña avergonzada  busca auxilio en   su madre que le responde con rostro frio y  enajenado.

Han cesado las fotos.

El padre  la vigila  con profunda  ternura brindándole una sonrisa tranquilizadora  y se alía con ella guiñándole un ojo como prueba de  absoluta complicidad, el resto de miradas impasibles la escrutan en un indiferente  silencio.

 Se reanuda el orden del desfile presidido  por una enorme y fulgurante cruz símbolo del amor, la tolerancia, la  comprensión…….;  las campanas de la torre redoblan de algarabía, los altares acampados en  las calles  emanan  efluvios de incienso que purifican y al tiempo enrarecen el aire.

La procesión enmarca las calles, dentro del alegre cortejo  infantil  a una niña le tiembla la barbilla y dentro de su apretado puño guarda lo que queda de   una flor ahogada por un mar de lágrimas que lucha contenido.

La  esplendorosa comitiva avanza

La tarde en pos de la niña,  palidece.

Leha

 

En la Plaza Santa Cruz

Los veo desde la ventanilla del bus.

 

Se besan bajo la marquesina número ocho de la plaza Santa Cruz.

 

Después el chico sube y camina por el pasillo en busca de un

asiento, la chica sin apartar la mirada de los cristales inicia

idéntico recorrido por la acera, hasta que él al fin se sienta;

entonces ella se pone de puntillas y cerrando los ojos vuelven a

besarse los dos a través del cristal. Cuando el bus arranca,

sus cuerpos se apartan en direcciones opuestas, con los labios

helados y los dedos tiernos de la tibieza de la otra piel abandonada.

 

Así una a una, todas las mañanas. admiro la escena como si

fuera una postal de un rincón de la ciudad, colgada en el

escaparate de una tienda de souvenirs: la hermosa plaza

desprendiendo un resplandor impecable y la vida mostrando su

lado más hermoso y amable.

 

Pero al igual que la postal del stand se va decolorando por el

exceso de luz, por el paso del tiempo, o vete tú a saber

porque enrevesado destino, desde hace ya un par de

semanas, tan solo encuentro al chico sentado en la marquesina

que espera cabizbajo la llegada del bus; en sus labios

desprovistos de beso se dibuja una línea tosca y torcida, las

manos vanas caídas como ramas de un árbol en invierno.

 

Desde entonces, las mañanas aun cuando el sol se desnuda y

brinca en el cielo , me resultan injustamente oscuras.

Leha

CAUTION

Fue verlo aparecer y sobrarme todas las palabras que le hicieran entender,  cuánto y de qué manera le  había echado de menos.

 Permanecí en silencio, con el gesto contenido y el cuerpo aprisionado por las enredaderas de melancolía que   trepaban  desmandadas obligándome a sostener una actitud fría y distante, como si el calor  de su cuerpo fuera un bombardeo disparado a bocajarro, sobre un campo de minas.

Leha

La librería de Chelo

Aquí encontrarás comentarios de libros, poemas, música, lugares mágicos, homenajes, momentos inolvidables, pensamientos, reflexiones y ficción. Un lugar dedicado a las palabras, también a las tuyas, a las que desees dejarnos.

La lagartija, el blog de Luis Juli Aydillo

Sobre motivación, liderazgo y regeneración

Historias tras tu DNI

Aquí, todo el mundo puede sentirse identificado

El Rincón de efe

Vivencias de un contador de cosas.

byluis7

« me arrodillo por las noches ante tigres que no me dejarán ser - lo que fuiste no será otra vez - los tigres me han encontrado pero no me importa. »

Te miro me miras... Nos miramos

El blog de María G. Vicent

franciscojaviertostado.com

Historia, medicina y otras artes...

El Ático del Alma

Tu corazón es libre ten el valor de escucharlo

Soy Neurasténica

(neurótica-histérica)

Reflexiones de una psicóloga

Tu espacio de ilusión, optimismo e inspiración para crecer desde la sencillez

VIVA

GREGUERÍAS

Árbol en tierras Salvajes

Todos Buscamos respuestas, yo tengo algunas y quiero compartirlas contigo

neofreemind

Quemando tiempo.

Zambullida's Blog

Sobre la belleza de lo humano

Donovan Rocester

Una dimensión de relatos, pensamientos y poesía...

ivdorado.es

Historias y opiniones personales

Ruka de Colores

"Ruka de Colores" by Vero Tapia

___esta boca es mía_________________

-opinión libre y respetuosa con lo respetable de lo humano... y lo divino-

Media de Bravas

Harder, better, faster y también stronger

Blog de Juanjo Castro

Memorias de un amnésico

SALTO AL REVERSO

Somos una búsqueda, una exploración creativa. Somos poetas, cuentistas, fotógrafos e ilustradores.

Las Letras Inquietas de un Escritor Novel

Un espacio para compartir con todos aquellos que disfrutan de los libros y de la vida en general

El Blog de Joaquín Sarabia

Pensamientos Libres

Mamen Gómez

La chica de los jueves

Pensamientos complejos

Voces interiores que rodean mi mundo, que guían mis acciones y alteran la realidad

sperezm.wordpress.com/

Poesía, historias breves, libros

chojesus

Poesias y pensamientos

NOCHES DE DICIEMBRE

POEMAS Y MÚSICA

Mis ideas cotidianas

El lugar donde me gusta escribir...mi blog :)

la recacha

Una recacha es un sitio donde uno se siente a gusto, protegido. Un entorno adecuado para reflexionar sobre la vida...

Palagrafías

Captamos instantes a través de las palabras y de la fotografía

Arcilla y fuego

Una visión sobre el complejo y apasionante mundo de la cerámica

Reiki es salud

Reiki Usui Japonés por Cristina Cañizares

El Blog de Arena

Lo que hoy tenga en mente. Mañana no sé.

La boticaria desquiciada

Notas de una vida desordenada

Eltiempohabitado's Weblog

Blog de Julie Sopetrán. Poesía para niños y adultos.

Acuarela de palabras

Compartiendo lecturas...

Entre el olvido y la memoria

Admirado escritor (Dicho por Marga, de Caja de Sueños)

Lo que ahora mismo pienso

"La libertad es el derecho que tienen las personas de actuar libremente, pensar y hablar sin hipocresía." José Martí

Vida Sin Más

Namaste !!